domingo, 25 de noviembre de 2012

Audrey Hepburn, la gran desconocida

Audrey, es conocida por todos como la flamante actriz de  "Desayuno con diamantes", musa del cine e icono de la moda.

Ella adoraba la moda, pero  la usaba como una herramienta para complementar su imagen. De modo que cuando ella aparecía, sus ropas no gritaban "¡miradme!", sino "Esta soy yo". Audrey creía que una mujer debía encontrar la imagen adecuada para ella y usar la moda y los cambios estacionales para potenciarla, en lugar de ser una esclava de la misma, recreando la imagen personal una y otra vez. "Menos es más" estaba en la base de su filosofía, el poder de la simplicidad. No seguía las modas, no se reinventaba cada temporada.
Los complementos también eran muy importantes para ella. Dato curioso es que usaba zapatos buenos y siempre media talla más grandes en lugar de más pequeños para que ni se deformaran con el tiempo ni le lastimara los pies. El diseñador de zapatos Salvatore Ferragamo y el diseñador Hubert Givenchy  fueron grandes amigos de la actriz. Junto a este último, Audrey creó su imagen y la exteriorización de su estilo. Tanto significó Audrey para Givenchy que en los últimos años de la vida de la actriz él  le confesó que había sido todo para él en su vida.

Pero, en realidad, lo que le llenaba a Audrey eran sus dos hijos y la labor que realizaba para UNICEF. Ella estaba triste por lo que les sucedía a los niños en el mundo, este era el motivo de sus conferencias en países desarrollados y sus múltiples viajes a países subdesarrollados. El último viaje que realizó Audrey para UNICEF fue a Somalia y el más importante para ella por la mala situación que pasaba el país. Respecto a su trabajo para esta organización, ella solo decía: "Puedo hacer tan poco..."

El mundo de Audrey eran sentimientos y emociones. "Una mano de acero en un guante de terciopelo", así la describían.  Ella misma relata que no escribió su biografía porque su vida había sido simple y sencilla. Por este motivo, los editores insistirían en que les diera algo más sobre las personas que formaron parte de su vida, para darle más sabor al relato biográfico. Algo a lo que ella no estaba dispuesta a acceder,ella solo quería que respetasen su intimidad. Audrey se moría de vergüenza ante las constantes intromisiones de los paparazzi en su vida. Sin embargo, siempre se mostró cortés, educada y respetuosa con ellos.

La escasa relación con su padre la marcó toda su vida. Sus dos fracasos matrimoniales fueron en parte por la herida que le dejó su progenitor. El no conocer a su padre durante la mayor parte de su vida, hizo que fuera una madre y amiga maravillosa. Y lo que ella ansió en su momento, como un cálido abrazo o aquella seguridad de ser amada e importante, se lo dio a sus dos niños. Aparte de ser bailarina, el sueño de toda su vida fue tener sus hijos propios. Con lo cual  fue una de las grandes alegrías que vivió y una oportunidad de curar su propia infancia.
Asimismo sufrió la pérdida de tres embarazos, que ella misma definió como: "eso fue lo más cerca que estuve de sentirme como si fuera a volverme loca".

Emotiva, valerosa, delicada, romántica, generosa y solidaria, así era ella. Estas cualidades junto a su disciplina, profesionalidad y su trabajo duro hacen de Audrey Hepburn un ser inmortal.

"El tierno cuidado amoroso de los seres humanos jamás pasará de moda" (Audrey Hepburn)

"Amor es acción, no es simplemente hablar" (Audrey Hepburn)


Alda Tena caracterizada de Audrey Hepburn | Pedro Crespo

Comienzo de la película "Desayuno con Diamantes"

Fuentes consultadas:
  • Filmografía de Audrey Hepburn: Desayuno con Diamantes, Vacaciones en Roma, My fair Lady, Sabrina, Una cara con ángel, Encuentro en París, Guerra y Paz.
  • Audrey Hepburn. Un espíritu elegante. Sean Hepburn Ferrer.

1 comentario: